Estás aquí
Home > Actualidad > Ricoh: El poder de la tecnología en las aulas redefine el concepto de aprendizaje

Ricoh: El poder de la tecnología en las aulas redefine el concepto de aprendizaje

Por: Fernando Maroniene, Vicepresidente de Marketing de Ricoh Latinoamérica

Hoy en día, la tecnología es fundamental para la supervivencia de cualquier universidad o campus en América Latina. Resulta clave para la actividad diaria de los estudiantes, facilitadores y gerentes de TI: la conectividad a la red del campus, los accesos, poder imprimir desde cualquier lugar, la conexión segura entre las aulas hacia otros lugares externos sin mencionar cómo los dispositivos móviles están redefiniendo la cultura de la educación superior hacia un aprendizaje más activo, generando una mayor relación con los estudiantes y el diseño de cursos más personalizados.

Mediante el uso de la tecnología, como los sistemas de gestión de aprendizaje (LMS), correo electrónico, medios de comunicación social, entre otros, los maestros pueden proporcionar contenido (videos, podcasts, lecturas, conferencias pregrabadas, etc.) a los estudiantes antes de entrar en el aula.

El nuevo papel del educador y los estudiantes

En un aula moderna, el rol del educador ya no es estar frente al salón de clases y dar una conferencia mientras los estudiantes toman notas con atención para ser examinados en una fecha posterior. En su lugar, los educadores ahora actúan como facilitadores – alentando a los estudiantes en sus investigaciones individuales y esfuerzos de colaboración. Un artículo reciente de Boston Globe[1] informa que la facultad de medicina de la Universidad de Vermont (Estados Unidos) promete acabar con todas las conferencias para el año 2019 en un esfuerzo por educar médicos que sean buenos en la escucha, la investigación, el pensamiento crítico y la colaboración. El artículo asegura que gran parte de lo que enseña un profesor que simplemente habla, se olvida en cuestión de semanas y, a veces, es obsoleto en años.

Actualmente, con los dispositivos móviles en la mano, las respuestas a casi cualquier pregunta se pueden encontrar en cuestión de segundos por parte de cualquier estudiante con un teléfono celular, portátil o tableta. En cambio, los estudiantes deben aprender a analizar la información disponible para obtener credibilidad, relatividad, precisión y utilidad. Una vez más, este es el nuevo rol de los facilitadores que actúan como asesores del camino individual del estudiante hacia el descubrimiento. Este conjunto de habilidades, se pueden practicar y perfeccionar dentro de las aulas, donde la discusión, los debates y el análisis tienen un rol esencial.

Según otro estudio reciente[2], la tecnología en las aulas es más efectiva cuando se usa como una herramienta cognitiva en lugar de una herramienta de presentación. Ese mismo informe también indicó que los estudiantes valoran el uso de computadoras fuera del aula para actividades como la formación profesional y la interacción social. La situación de aprendizaje ideal entra en vigor cuando la tecnología es una extensión de la experiencia natural del estudiante.

La conectividad, clave para un aprendizaje exitoso

Para preparar a los estudiantes es necesario darles la capacidad de centrarse su aprendizaje también fuera de las aulas – permitiendo entrar a la red en sus dispositivos personales desde el aula, su dormitorio o incluso desde sus asientos en el lugar de entrenamiento de baloncesto – significando que un campus conectado es crucial para la capacidad de los estudiantes de comprender y analizar el contenido. Por lo tanto, hoy en día, las instituciones deben tener plena confianza en la capacidad, seguridad y alcance de sus redes para manejar una gran variedad de dispositivos de estudiantes, personal y facultad. Además, en muchas ocasiones, estos equipos son personales, y no son proporcionados por la institución, en una práctica conocida como “Bring Your Own Device” (BYOD).

Con el fin de proporcionar la mejor experiencia posible al estudiante y agregar valor a su ambiente de aprendizaje, las instituciones deben asociarse con un proveedor tecnológico que tiene los recursos, habilidades y conocimientos para establecer una sólida estrategia de modernización del campus, con la capacidad de manejar tendencias de conectividad como el BYOD. Con ello, las instituciones estarán mejor preparadas para cambiar hacia las demandas de los estudiantes y los nuevos modelos de aprendizaje online.

¿Cómo ayuda Ricoh en esta transformación educativa?

Las soluciones de Ricoh ayudan a las instituciones educativas en dos vertientes principales. La primera, que impacta directamente al rendimiento del estudiante a través del uso de herramientas como el “aula inteligente” o los analíticos y que permiten potencializar los conceptos de experiencia colaborativa, experiencia diferenciada y el contenido alineado. El segundo se focaliza en los empleados de las universidades. Ricoh cuenta con herramientas que mejoran procesos e incrementan la eficiencia de las instituciones como un todo (no solo del educador) y a generar una mejor experiencia para los estudiantes. Por ejemplo, en la creación de una tienda de impresiones por medio del Cloud en cualquier parte y a cualquier hora, o implementando las herramientas y procesos que ayudarán a las facultades a calificar exámenes más rápidamente y con exactitud para que los estudiantes puedan checar y retirar sus calificaciones y registros a su conveniencia.

Tecnología para educación K-12 (primaria)

En el mundo digital de hoy en día, las escuelas están luchando para mantenerse al día con las demandas de la Generación Z o “Nativos Digitales”, que han crecido disfrutando de la tecnología innovadora y la conectividad constante. Las escuelas se enfrentan a una mayor presión financiera, mayores expectativas de los estudiantes, padres y personal, y una mayor competencia de las instituciones nacionales e internacionales.

Las metas principales para los estudiantes y los padres siempre serán obtener el mejor aprendizaje, pero un indicador importante de éxito radica en el acceso a las mejores universidades. Los padres también buscan un fácil acceso a los grados de sus hijos, la asistencia y el rendimiento académico en general. Ricoh ofrece un mayor compromiso de aprendizaje y colaboración, un contenido alineado y una experiencia de aprendizaje diferenciada a través de un paquete de soluciones adaptadas para permitir una verdadera experiencia de campus digital.

Por último, una de las tendencias en crecimiento en el sector de la enseñanza es el STEAM (Science, Technology, Engineering, Arts, Mathematics, en sus siglás en inglés). Se trata de un modelo de aprendizaje y de enseñar cómo todas las cosas se relacionan entre sí, tanto en la escuela como en la vida. Además, apoya el desarrollo de las competencias básicas académicas, es más divertido que el tradicional y tiene más sentido para todos los tipos de estudiantes, ya que se basa en las formas naturales que los estudiantes aprenden y se interesan por los temas. Este modelo que incorpora aplicaciones de robótica, foco en los experimentos prácticos e impresión 3D, prepara mucho más a los alumnos para sus estudios de secundaria y universidad en vista a obtener una fuerza laboral preparada para los empleos que se demandarán en los próximos años del siglo XXI.

Tecnología para la educación superior

Como mencionamos anteriormente, las respuestas a casi cualquier pregunta se pueden encontrar en cuestión de segundos por parte de cualquier estudiante en internet, convirtiéndose “Google” en el gran rival del facilitador en las aulas. Con la conectividad creciente por parte de los usuarios esta tendencia irá en aumento por lo que las instituciones necesitan de herramientas y tecnología para diferenciarse y aportar un valor agregado en este contexto digital como el “Flipped Classroom”, un modelo pedagógico que transfiere el trabajo de determinados procesos de aprendizaje fuera del aula y utiliza el tiempo de clase, junto con la experiencia de los asesores, para facilitar y potenciar otros procesos de adquisición y práctica de conocimientos dentro del aula. Las conferencias en vídeo son vistas por los estudiantes en casa antes de entrar a las aulas, de esta manera, el tiempo en clase se focaliza en ejercicios de entendimiento, proyectos o debates.

Por otro lado, las universidades son responsables de preparar a sus estudiantes para el nuevo mundo del trabajo, incluyendo empleos que pueden no existir todavía. Por ello, se espera que los graduados ahora tengan habilidades prácticas que deben adquirir desde las instituciones educativas para tener éxito en los negocios y la comunidad. Ricoh aplica su experiencia en implementar tecnología educativa para millones de estudiantes de todo el mundo para enfrentar los desafíos de la educación del siglo XXI. A través de las soluciones como el Aula Inteligente, Espacios de Colaboración, Servicios de Campus, EduCard y los Procesos de admisión permiten al estudiante lograr un mayor compromiso con su educación, ya que se consigue un proceso de aprendizaje diferenciado, contenido alineado y una experiencia colaborativa.

Por la parte de las instituciones académicas, el desempeño representa el corazón de los centros de enseñanza, por lo que los directores académicos necesitan observar de cerca los requisitos curriculares locales y globales, la proporción de estudiantes por instructor y la calidad general de la enseñanza y las herramientas innovadoras. La tecnología de Ricoh en el aula permite a los maestros actuar como mentores y guías, ayudando a los estudiantes a obtener conocimiento de una variedad de fuentes. Esto mejora el resultado educativo y proporciona mejores herramientas de enseñanza para ayudar al proceso de aprendizaje.

Por último, tan importante como la calidad educativa y la reputación, los centros necesitan encontrar maneras de aumentar los ingresos por estudiante, generar nuevos flujos de ingresos y controlar los costos. Todo ello es vital para mantener la viabilidad financiera y el poder de inversión de una universidad. Ricoh ofrece las posibilidades de integrar soluciones de extremo a extremo que ayudan a reducir el costo de las instituciones, a la vez que proporcionan nuevas fuentes de ingresos y mejoran la calidad educativa.

En conclusión, la necesidad de mejorar el valor y satisfacción del alumnado y empleados a través de la entrega inmediata de la información y adaptada constituye una prioridad para el sector. Además, la transformación de los métodos tradicionales se enfocará en la atracción del talento y satisfacer las necesidades y demandas de la próxima generación de estudiantes.  Los mejores centros de enseñanza del futuro serán aquellos que integren la tecnología en las aulas y en sus procesos de “back-office”. El resultado final será un entorno que enriquecerá la interacción entre el profesorado, la tecnología y el alumnado.

[1] Felice J. Freyer. “Who Needs Lectures? Vermont Medical School Chooses Other Ways to Teach. The Boston Globe

[2] Yang, Zheng , Burcin Becerik-Gerber and Laura Mino. “A study on student perceptions of higher education classrooms: Impact of classroom attributes on student satisfaction and performance.”

Top
Page generated in 3,588 seconds. Stats plugin by www.blog.ca