Estás aquí
Home > Actualidad > Sistema de Apoyo a la Toma de Decisiones para la Macrocuenca Magdalena (SIMA)

Sistema de Apoyo a la Toma de Decisiones para la Macrocuenca Magdalena (SIMA)

TNC y el Centro Recuperación de Ecosistemas Acuáticos (CREACUA), con apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Fundación Mario Santo Domingo (FMSD) y múltiples socios gubernamentales del sector privado y de investigación, como Stockholm Environment Institute (SEI) y UNESCO-IHE, desarrollaron SIMA

Actualmente, el territorio colombiano posee una gran riqueza hídrica; sin embargo, en términos de distribución, es desigual. Un ejemplo de esto es la región del Amazonas, donde el agua es abundante pero la presencia de personas es muy baja, mientras que el 90% de la población colombiana está ubicada en las regiones hidrográficas del Magdalena-Cauca y Caribe que solas que menos oferta hídrica generan.

Lo anterior se debe principalmente a la constante deforestación que durante décadas se ha generado en el país hasta el punto en que hoy: el 70% de la cuenca Magdalena-Cauca está deforestada y la del Caribe en un 90%. Esto ha afectado de manera visible y palpable estas regiones donde buena parte de sus suelos están altamente erosionados y una buena parte de las cuencas abastecedoras perdieron su capacidad de regular y retener agua. El IDEAM ha señalado que el mayor número de cabeceras municipales del país con riesgo de desabastecimiento en año seco se encuentran localizadas en las cuencas Magdalena-Cauca y Caribe. Aunque el cambio climático contribuye a que este riesgo aumente, la deforestación y degradación de los suelos son, sin duda, el factor determinante para que los ríos se sequen cuando escasean las lluvias y se desborden de manera peligrosa cuando éstas aumentan, como lo ocurrido con el Fenómeno de la Niña en el 2010.

La alta vulnerabilidad ambiental de la cuenca del Magdalena y siendo la columna vertebral que sostiene a la mayor parte de la población colombiana, más del 80% del PIB y al 100% de la generación hidroeléctrica, debe llevarnos a la acción. En ese sentido, hay dos tareas prioritarias que no dan espera: la primera consiste en conservar y restaurar las escazas coberturas naturales que todavía quedan, empezando por las que juegan un rol crítico en la recarga y regulación hídrica y la segunda, planificar de manera responsable el uso de esta cuenca, en donde los proyectos hidroeléctricos juegan un papel fundamental por la incidencia que pueden tener en el funcionamiento de la misma.

¿Qué es el SIMA y cuáles son sus beneficios para la cuenca del Magdalena?

Adriana Soto, directora de TNC para la Región Andina, destaca que el SIMA es una herramienta de uso público que permite una mejor toma de decisiones que eviten mayores impactos en la cuenca del Magdalena y mejoren su regulación hídrica y capacidad de adaptación a eventos climáticos extremos.

TNC ha desarrollado una herramienta con modelos científicos innovadores, en alianza con instituciones públicas y privadas, que consolida toda la información existente sobre la cuenca Magdalena-Cauca en el Sistema de apoyo para la Toma de Decisiones en la Macrocuenca del Magdalena-SIMA. El SIMA permite a autoridades y desarrolladores de proyectos responder anticipadamente a la pregunta de: “¿qué pasaría en la cuenca si hago el proyecto?”. En esta primera versión del SIMA que se lanza hoy, el gobierno y el sector hidroeléctrico pueden, en una etapa temprana de diseño y planeación de este sector, conjugar diversos escenarios económicos, sociales y ambientales futuros para visualizar en cada uno de ellos el impacto acumulativo que cada uno de los proyectos individuales puede tener en la cuenca del Magdalena. La planificación a este nivel no solamente ayuda a prever de manera anticipada los impactos sino también a determinar las soluciones y recursos que contribuyen a evitar y minimizar los riesgos ambientales y sociales de los proyectos sectoriales en la cuenca del Magdalena.

Como miembro del Consejo Latinoamericano de Conservación de TNC, Alejandro Santo Domingo ha jugado un rol clave en la promoción de herramientas científicas para lograr evitar y mitigar los impactos que el desarrollo de la infraestructura puede tener en cuencas estratégicas como la del Magdalena en Colombia. “Aplaudo el desarrollo de esta herramienta innovadora, basada en la mejor ciencia, que generará un cambio transformacional en la forma como el Gobierno y los sectores planean y gestionan la cuenca del Magdalena” dijo Alejandro Santo Domingo. “El SIMA apoyará una toma de decisiones responsable para lograr los objetivos de desarrollo y la conservación de ecosistemas estratégicos de esta cuenca, beneficiando así a todos los colombianos de hoy y de mañana”.

El SIMA también puede facilitar que todos los actores de la Macrocuenca, como el minero y el agrícola, sigan el mismo principio para la toma de decisiones en la misma: no basta con que uno solo lo haga bien, pues la planificación aislada, a nivel de proyecto, genera impactos acumulativos que terminan afectando al sector y a los demás que intervienen en la cuenca. En este sentido, el SIMA será una herramienta de apoyo del Consejo Ambiental Regional de la Macrocuenca Magdalena Cauca, que congrega a todos los sectores e instituciones que tienen injerencia allí, para apoyar una gestión integrada de su uso, manejo y aprovechamiento. De esta manera se logrará un mayor balance entre el desarrollo y la conservación de las coberturas naturales de la cuenca y así mejorar su regulación hídrica y con ello la oferta de agua para comunidades y sectores productivos que dependen de la misma, aún frente al cambio climático.

Por otro lado, para la Fundación Mario Santo Domingo, “SIMA es una herramienta clave para fortalecer estrategias de conservación, a través de ella se promueven el diálogo y una visión integrada de las problemáticas de la cuenca para lograr el uso sostenible de recursos hídricos vitales tanto para las personas como para la naturaleza.  Al ser una herramienta de consulta abierta, tiene la capacidad de organizar y proveer información ambiental de la cuenca, incluyendo aspectos como clima, hidrología y vegetación de la mano de la infraestructura y usos del suelo, lo que facilita la toma de mejores decisiones para la conservación y adecuado uso de los recursos hídricos en el país”.

Emily Waytoti, oficial de desarrollo de la Oficina de Ambiente de USAID/Colombia aseguró que, para la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), es muy importante apoyar iniciativas como el SIMA que ayudan a garantizar que los ecosistemas de agua dulce del Río Magdalena continúen ofreciendo servicios y beneficios económicos a los casi 33 millones de personas que habitan dentro de su cuenca”.

Finalmente, Andrea Nardini, director de CREACUA en Colombia, y asesor Internacional en manejo de recursos hídricos y recuperación fluvial, resalta que el reto es poder llevar un mensaje educativo muy fuerte sobre el uso de dicha herramienta como elemento esencial en la toma de decisiones sobre el manejo de las cuencas de Colombia. De la misma manera, Andrea menciona que la mayor cualidad del SIMA es contar con un modelo de simulación que permite al usuario ver qué pasará a futuro en términos de consecuencias de los distintos planes de desarrollo de la Macrocuenca del Magdalena.

Top
Page generated in 2,484 seconds. Stats plugin by www.blog.ca