Baterías AGM: la mejor opción para vehículos con ‘start stop’.

Los fabricantes de equipos originales de Estados Unidos y Europa están introduciendo rápidamente la tecnología Star-Stop (arranque y parada) en países como Colombia. Esta tecnología consiste en apagar o parar el motor cada vez que el vehículo se detiene, eliminando así el gasto de gasolina al ralentí, lo que supone una disminución en el consumo de combustible de hasta un 12% reducciones además las emisiones de CO2. De hecho, para 2025, se espera que casi el 20 por ciento de los automóviles en la carretera sean vehículos con estas características.

 

Además, para alimentar estos vehículos, junto con su carga eléctrica en constante crecimiento, los fabricantes de equipos originales están seleccionando baterías (AGM)(Separador de Fibra de Vidrio Absorbente) . Las pruebas de laboratorio y de ruta de Clarios muestran que las baterías AGM ofrecen el doble de rendimiento cíclico y resistencia a la corrosión en comparación con las baterías EFB. En las aplicaciones de arranque y parada, los EFB perdieron seis veces más agua y perdieron un 60% más de capacidad que las baterías AGM, lo que indica un aumento de las reclamaciones de garantía y una menor satisfacción del consumidor.

 

Adicional, las baterías Clarios AGM pueden soportar casi el 90 por ciento de los vehículos estadounidenses que tienen cargas eléctricas elevadas, incluidos todos los vehículos con tecnología start-stop  (arranque y parada). Razón por la que las ensambladoras de vehículos han adoptado la tecnología AGM por su confiabilidad y durabilidad, hasta el punto en que la cantidad de vehículos en el mercado que usan baterías AGM, se triplicará para el 2025.

 

Si bien las baterías estándar y las baterías EFB ofrecen algunos beneficios, las AGM son diseñadas para distintos tipos de vehículos, sobre todo para las siguientes áreas:

 

Comportamiento.

 

Los vehículos con start-stop actualmente requieren una batería que pueda suministrar energía durante la secuencia de apagado del motor y, al mismo tiempo, alimentar de energía el resto del vehículo; desde las últimas funciones de seguridad hasta los sistemas de información y entretenimiento durante el encendido del motor.

 

Es por eso que las baterías EFB no tienen el mejor rendimiento para los vehículos que consumen mayor energía.  Razón por la que no se recomienda reemplazar en ningún caso una batería AGM de fábrica por una EFB y menos por una convencional para los vehículos start stop. Las baterías AGM, por otro lado, están diseñadas para esta tecnología, así como para mantener las aplicaciones convencionales, incluidas aquellas con las demandas más altas, recargándose rápidamente de condiciones de baja carga para un funcionamiento confiable una y otra vez.

 

Tiempo de duración.

 

Las baterías AGM tienen una corriente de arranque en frío elevada y constante, permitiendo que sea la opción adecuada para vehículos con tecnología start-stop y para mejor recuperación de la energía de frenado. Incluso los vehículos con sistemas start-stop básicos y con altos requisitos energéticos, se benefician del uso de una batería AGM. El gran número de ciclos de carga aumenta la vida útil y, por lo tanto, la rentabilidad.

 

Garantía.

 

Sin embargo, hay que tener en cuenta que cuando se reemplaza una batería tradicional o EFB por una batería AGM que viene de fábrica, se pueden presentar problemas al hacer efectiva la garantía. También hay que tener en cuenta que con esta práctica se podría generar una fuga de ácido debido a la sobrecarga, deformación y explosión, hasta dañar el alternador del vehículo, el acumulador y la unidad del sistema Start-Stop. Adicional a la necesidad de compra de una nueva batería AGM.

 

Seguridad.

 

El diseño a prueba de derrames de una batería AGM brinda a los fabricantes de automóviles la flexibilidad de colocar la batería en un espacio para las ruedas, debajo del compartimiento de pasajeros o en el maletero del vehículo.

 

Es importante siempre tener claro que reemplazar las baterías AGM por baterías EFB puede presentar un claro riesgo de seguridad: un accidente podría provocar fugas o derrames o algo peor de ácido de las baterías EFB.  La tecnología AGM ofrece a los consumidores la mayor tranquilidad de que la batería de su vehículo es segura.

 

Como líder mundial en almacenamiento de energía, que impulsa a 1 de cada 3 de los vehículos del mundo, Clarios tiene un conocimiento profundo del diseño de baterías, obtenido de rigurosas pruebas de laboratorio y flotas, así como una amplia experiencia en el mercado. Con base en su experiencias, las baterías AGM de Clarios son diseñadas para superar constantemente a las baterías EFB.

 

Sin duda, las baterías AGM son la solución adecuada para vehículos de alta carga eléctrica y start stop, que funcionan de forma efectiva para las necesidades de hoy y del mañana.