La NASA y Autodesk experimentan con robots impresos en 3D para construir hábitats humanos en otros planetas

Con multinacionales compitiendo contra startups altamente respaldadas económicamente para lanzar la primera misión humana a Marte, parece inevitable que eventualmente veamos a terrícolas intentando colonizar un nuevo planeta. Pero una vez logren llegar a donde ningún humano ha ido antes, ¿cómo construirán estos exploradores un lugar al cual llamar hogar?

No tiene mucho sentido llenar una nave espacial con suministros terrestres de construcción. Es por esta razón, que el laboratorio Swamp Works de la NASA está experimentando con estructuras habitables en impresión 3D, utilizando un proceso llamado extrusión robótica. Las construcciones se realizan con un material compuesto de sedimentos sueltos (tierra, polvo, roca rota, etc.) y plástico reciclado. El sedimento, conocido como regolito, se puede encontrar ampliamente en la Tierra, otros planetas, la luna e incluso los asteroides.

El primer artefacto que la NASA ha impreso utilizando este enfoque es una barrera de Jersey, un tipo de barricada modular, generalmente hechas de concreto o plástico, que a menudo se ve separando los carriles de tráfico cerca de las zonas de construcción de carreteras. Con el fin de resistir el impacto del vehículo, las barreras de Jersey se caracterizan por ser fuertes y duraderas, algo deseable para las viviendas humanas. Hasta ahora, el compuesto de regolito – plástico ha demostrado ser fuerte y confiable, además de ser relativamente ligero.

Con base en las especificaciones de la NASA, el equipo de Consultoría Avanzada de Autodesk diseñó la barrera utilizando herramientas como Fusion 360 y PowerMill para cumplir con los requisitos de extrusión tanto estructurales como robóticos y al mismo tiempo lograr una reducción de peso significativa. Autodesk también desarrolló el software para controlar el ajuste del brazo del robot industrial, con un especializado efector final, diseñado por la NASA, para permitir la fabricación aditiva de forma libre sin la necesidad de soporte externo o andamios.

“La tecnología de fabricación aditiva tiene el potencial de revolucionar la forma en que hacemos la construcción aquí en la Tierra también”, dijo Massimiliano Moruzzi del grupo de investigación en ciencias computacionales de Autodesk. “Si podemos reutilizar la contaminación plástica y utilizar los recursos naturales fácilmente disponibles para imprimir casas mecánicamente en Marte, podemos usar el mismo enfoque para construir calles, aceras e incluso áreas de juego de manera sostenible aquí en casa”

Los materiales y técnicas desarrollados durante este proyecto, tienen el potencial de revolucionar la forma tradicional en la que se hace la construcción. La contaminación de plástico podría reciclarse para crear desde calles impresas en 3D sostenibles, hasta hogares. Es así como Autodesk está solucionando nuevos desafíos y alcanzando grandes fronteras impactando en la vida, no solo en la tierra sino también en un futuro en otros planetas.

Haga click para ver el video.