Nuevo modelo de las 3p de liderazgo para formar líderes con determinación en las organizaciones

Nuevo modelo de las 3p de liderazgo para formar líderes con determinación en las organizaciones

3 agosto, 2018 Desactivado Por Redacción

El concepto de liderazgo ha cambiado con el tiempo, ya que su premisa en el pasado estaba basada en la dirección autoritaria e inflexible, enfocada en crear grandes estructuras funcionales y mecanismos de control, así como en la obtención de resultados y no en crear una democracia más participativa dentro de la organización que pueda generar mayores beneficios para el negocio.

En este contexto la concepción de liderazgo se une de manera inherente a la transformación. Los líderes de este mundo hiperconectado son mucho más abiertos a la cultura de la innovación y tienen poca resistencia al cambio dentro de la organización, son capaces de efectuar y dirigir el cambio. No obstante, según el estudio ‘Talk the Talk’, elaborado por Right Management de ManpowerGroup en 15 países, el compromiso y rendimiento de los líderes actuales aumenta cuando se incorporan a la cultura corporativa una serie de conversaciones sobre sus carreras profesionales.

“El papel del líder es clave en los resultados de un equipo. Las conversaciones sobre la carrera profesional son una herramienta de alto valor que implica un cambio en el estilo de liderazgo de las organizaciones, aunque claramente es muy poco utilizado dentro de ellas. Esta práctica ayuda a las empresas a atraer a los mejores profesionales, hacer que se comprometan con la compañía y se fidelicen, además de fomentar que se responsabilicen de su propio desarrollo profesional, una oportunidad única para marcar la diferencia como compañía que apuesta por el talento”, afirmó Patricia Vargas Rojano, Gerente de Right Management para Colombia.

Las organizaciones que están enfocadas en desarrollar las habilidades y capacidades de sus líderes permiten el aumento de creatividad e innovación en el trabajo, lo que puede llegar a ser una ventaja competitiva al mejorar los resultados, atraer y retener el talento, pero principalmente al alcanzar el éxito organizacional.

El desafío de las organizaciones entonces radica en cambiar la mentalidad de control, regida por la burocracia, para que puedan centrarse en un liderazgo que esté alineado con la era que vivimos. Es momento de reflexionar sobre qué es lo que constituye un liderazgo eficaz en la era actual, en la que la humanidad tiene más que nunca la oportunidad de alcanzar su máximo potencial. Por eso la llamamos “era humana”, en ManpowerGroup.

Para ello Right Management de ManpowerGroup nos da la fórmula perfecta para predecir el éxito de los líderes del futuro, basado en el modelo 3P de liderazgo: personas, performance y propósito.

Personas: los líderes juegan un papel importante en toda compañía, pues acompañan a las personas a alcanzar un mismo objetivo, en el cual se propende por la unidad en el equipo y se establece una orientación constante encaminada a la prosperidad del negocio. Esa es la labor de un líder. Por eso las compañías deben invertir en desarrollar a sus directivos e Identificar el talento con mayor potencial para el liderazgo.

Performance: el líder debe alcanzar resultados significativos para el negocio; sin embargo, también debe estar alineado con las estrategias de manejo de las personas y con desarrollar el talento de cada uno de los involucrados en su equipo. Es decir, los líderes no sólo deben estar enfocados en cumplir las metas asignadas y en convertirse en jefes tiranos, sino por el contrario, estos altos ejecutivos debe ser fuente de inspiración para sus equipos de trabajo.

Propósito: una visión y un propósito sin duda deben estar acompañadas por el factor más importante: el ser humano. Por tanto, las personas deben sentir alineación con los propósitos de la compañía y viceversa.

El modelo de liderazgo 3P ha sido perfeccionado cuidadosamente, ofreciendo un enfoque práctico a través de la definición de un conjunto de ingredientes realistas que permitirán a las organizaciones alcanzar un impacto empresarial óptimo, con una inversión efectiva de los recursos. Estos ingredientes son:

Evaluar a los facilitadores inherentes

Identificar a líderes que tengan las mayores probabilidades de éxito e invertir en ellos, promoviendo características como:

Adaptabilidad: comodidad en la ambigüedad,

Impulso: anhelo de éxito y energía para lograrlo

Perseverancia: alto nivel de resiliencia, tenacidad y vigor

Brillantez: Curiosidad, agudeza y continuas ganas de aprender

Desarrollar capacidades que se puedan explotar

Desarrollo y formación de los comportamientos más importantes para los líderes:

– Liberar el talento: actuar con integridad para gestionar, desarrollar e inspirar el talento. Esto demuestra integridad, construye confianza, muestra humildad, alienta la retroalimentación y permite el desarrollo de la carrera profesional

– Acelerar el rendimiento: crear equipos sólidos y una infraestructura flexible. Esto permite compartir un propósito común, equilibrar presente y futuro, adaptarse más fácilmente a contextos internacionales, inspirar la transformación, promover la colaboración, impulsar la eficiencia del equipo y crear capacidad.

– Atreverse a liderar: retar el statu quo para aprovechar las oportunidades. Esto mejora la toma de decisiones, incrementa el aprovechamiento de las oportunidades, desafía la autoridad, promueve la innovación, evoluciona el enfoque y muestra autoconfianza.

Ganar a partir de la definición de los indicadores clave de rendimiento (KPIs)

Esto garantiza los resultados empresariales vinculados al talento humano estén alineados con los objetivos del negocio.