San Joaquín: un municipio que adoptó la empresa de espacios funcionales Famoc Depanel

San Joaquín: un municipio que adoptó la empresa de espacios funcionales Famoc Depanel

2 febrero, 2019 Desactivado Por Yesid Aguilar

En medio del montañoso paisaje Santandereano se esconde San Joaquín, un municipio que con una extensión de 192 Km2 que es el hogar de alrededor de 2.488 habitantes y se conoce como la Capital Fiquera de Colombia. El pueblo se fundó como un paradero de arrieros que con el tiempo lo llevó a desarrollar exitosamente su actividad comercial, soportada en el cultivo de fique por más de 200 años. Sin embargo, con la aparición de las fibras sintéticas, la producción del pueblo se vió amenazada pues el polietileno reemplazó el fique en muchos usos industriales como los costales, una herramienta vital para la actividad agrícola del lugar.

Al adicionar a este panorama la predominancia de una vegetación escasa y erosionada, los jóvenes comenzaron a emigrar, los cultivos decayeron y la ola de violencia alcanzó al pueblo durante una época. Con el tiempo, la Capital Fiquera de Colombia hizo de la ganadería su paisaje predominante, donde desaparecen la mayoría de los árboles para la siembra de pasto.

El paso de conocimiento y herencia del fique en las generaciones de San Joaquín, ha desembocado en la labor de hábiles artesanos y emprendedores de pequeñas industrias. Fue así como en 2016 Famoc Depanel, adoptó al municipio de San Joaquín al poner al servicio de la comunidad su experiencia para la creación, financiación y ejecución de  4 proyectos sociales para la reactivación económica y cultural del pueblo.

El primero de estos proyectos se denominó Sacha Inchi, que además de fomentar la agricultura mediante su siembra en el municipio  consiste en generar un aceite con un alto contenido de Omega3, 6 y 9 muy apreciado para la elaboración de cosméticos, a partir de esta la planta amazónica que lleva el mismo nombre. Hasta la fecha, se han sembrado alrededor de 20 hectáreas de producto, vinculando a cerca de 20 campesinos del municipio. Además de financiar el proyecto, Famoc Depanel paga los jornales que estas personas invierten para cultivar sus propias tierras, con la expectativa de que otros habitantes se vinculen la iniciativa.

Una muestra del emprendimiento de los sanjoaquinianos está reflejada en lo que en alguna época funcionó como una pequeña fábrica tejedora ubicada en el casco urbano del municipio. Ante esta iniciativa, Famoc decidió apoyar la repotenciación de esta factoría con la subvención de las máquinas que tiene una organización comunitaria de San Joaquín, para contribuir a la producción de artículos en fique con mejores equipos y con destacables márgenes de utilidad. La detección que ha hecho la compañía de pequeños mercados marginales que aún emplean bolsas de fique, podrá beneficiar el proyecto y mantener vigente a la Capital Fiquera.

En los últimos años, San Joaquín también ha sido ejemplo de emprendimiento con sentido verde, al proponer un proyecto de apicultura que en ocasiones soporta las finanzas de varias familias y que hasta la fecha sigue contribuyendo al mantenimiento de las abejas en uno de los bosques de San Joaquín y al equilibrio del ecosistema. Desde 2016 Famoc Depanel comenzó a comprar la mayor parte de esta miel de excelente calidad para obsequiarla a sus clientes y proveedores en variadas fechas del año.

En el ámbito folclórico y cultural, San Joaquín ha acumulado un rico y diverso universo simbólico palpable en sus saberes artesanales y cosmovisión como el ya popular relato de “La Berrionda” heredado generación tras generación. Para que este legado continúe latente, Famoc Depanel junto con 2 maestras jubiladas de San Joaquín recopilan mitos y leyendas con los campesinos del lugar con el objetivo de convocar a algunas universidades del país para pintar en las paredes del pueblo su cosmovisión y hacer que funcione no solamente como una reafirmación y orgullo de las raíces culturales sino que además genere el tráfico de turismo.

Para Javier Ramírez, creador y director de estos proyectos “Al hacer un balance, vemos que realmente estamos adoptando a un pueblo y con ello, queremos convertirnos en un ejemplo de cómo una empresa con su experiencia comercial y su visión de negocio puede dinamizar una población e inspirar una comunidad. Estamos dedicando muchas de las utilidades de la compañía a este tema, pero más allá de las utilidades, lo que estamos es teniendo la iniciativa”